An Angel at My Table

2016

"La salud mental es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afectaciones o enfermedades."

OMS (Organización Mundial de la Salud).

Con el objetivo fundamental la inmovilidad del paisaje, partimos de la idea de un día cualquiera en la unidad de agudos de un hospital psiquiátrico. En el hospital se respira un ambiente rodeado de una relativa monotonía, un espacio dónde conviven diferentes personajes; pacientes y personal sanitario. Se desarrolla una atmósfera onírica y abierta entorno a la locura, donde poco a poco se va desdibujando y distorsionando hacia un ambiente ambiguo y evocador con los diferentes paisajes que se entrecruzan, adoptando diferentes referentes históricos o conceptuales.

En el medio clínico se ha ido delimitando y definiendo unos límites difíciles de discernir, entre la normalidad y la anormalidad. A partir de aquí, la “salud mental” se ha transformado en un mecanismo de valoración y control social, mesurado y determinado por la psiquiatría. De esta forma es posible diagnosticar como patologías la diversidad de la humanidad con sus contradicciones y su singularidad. “El personal clínico debe asumir que el entorno se encuentra en un cambio constante, y ha de mantener la atención enfrente la aparición de nuevos riesgos”. De esta manera nos introducimos en la unidad de agudos de un hospital psiquiátrico, dónde se nos invita a una investigación alrededor del concepto de salud mental. “An Angel at My Table” pretende construirse en el cruce entre una multiplicidad de límites; a través de la segmentación, se crean diferentes perspectivas que enlazan la experiencia de los intérpretes con la experiencia del público.

Escena 1 Escena 2